Para los devotos, nunca ha habido ninguna duda: la oración tiene el poder de curar. Más y más investigaciones médicas de los principales hospitales y universidades de los Estados Unidos están demostrando de manera concluyente que la creencia en Dios es realmente buena para la persona, y le puede hacer más saludable, más feliz, e inducir a vivir más tiempo.